martes, 26 de septiembre de 2017

Todos los días son nuestros - Catalina Aguilar Mastretta



Título: Todos los días son nuestros
Autora: Catalina Aguilar Mastretta
Publicación: Destino, septiembre de 2017
Páginas: 300

María y Emiliano parecían una pareja indestructible, de esas que se conocen el instituto, nunca pierden la pasión y terminan siendo dos adorables ancianos cogidos de la mano. Por eso, cuando llegan a la treintena y una noche, al volver de la fiesta de unos amigos, María empieza una discusión, nadie hubiese imaginado que la pelea terminaría con Emiliano haciendo las maletas y volviendo a casa de sus padres.

En su primera novela, la mexicana Catalina Aguilar Mastretta hace gala de la contagiosa ternura y el humor que ya ha demostrado en su carrera como directora de cine.
Todos los días son nuestros es una novela generacional, irónica y divertida en la que dos jóvenes deben aprender a vivir sin la persona con la que creían que iban a pasar el resto de sus días. Una historia narrada con una cercanía conmovedora, que provoca carcajadas, sonrisas tristes y, sobre todo, una inmensa complicidad.

Mis impresiones

Elegí esta novela por recomendación directa. Fueron pocas las palabras que se necesitaron para convencerme y la verdad es que desde aquí mi agradecimiento para esa persona que puso el libro en mis manos. Tú ya sabes quién eres. No conocía a la autora y no había referencias sobre ella porque este es su primer libro.

“– ¿Conoces a Emiliano Cervera?
¿A cuál de todos?, porque hay varios. Conozco al que dormía de lado con los ojos y los puños apretados como un niño. Al que se enterraba en mi pelo y me decía Mari, Mari, Mari, como una plegaria. A ése lo conozco o, bueno, lo conocí, pero en uno pasado, era el amor de mi vida, el viejo de mi vejez, el papá de los hijos que no tengo.”

Así comienza María, la protagonista de esta historia a narrarnos su ruptura sentimental. Él, Emiliano, era el amor de su vida, como ella dice al comienzo. Después de muchos años de relación y la apariencia de ser una de esas parejas que nunca tan sólidas que nunca se romperán llega el momento de la separación. Se conocieron en el instituto y aunque hubo idas y venidas terminaron por no querer separarse nunca más. Sin embargo una noche en la que se produce una discusión que en principio se asemeja a una de tantas se produce la ruptura definitiva y él se marcha de casa.

A partir de ese momento María nos cuenta como se conocieron, como se forjó su historia de amor, los momentos más dulces que vivieron, aquellos que se fueron amargando y que fue lo que les llevó al punto en que se encuentran. En el camino nos va mostrando quienes fueron y en quienes se han convertido en esa transición desde la adolescencia hasta la etapa adulta en la que se encuentran.

Creo que Todos los días son nuestros es una novela cargada de sentimientos y emociones en las que muchas personas se pueden ver identificadas. Porque ¿Quién no ha sufrido alguna vez una ruptura con una pareja? ¿Quién no ha tenido que volver a empezar de nuevo tras ello? La autora analiza todo este proceso de una forma maravillosa. Consigue transmitirlos a la perfección intercalando esos momentos en los que todo está bien con esos de desesperación y soledad en que te hacen querer coger el teléfono y llamar a esa persona. Y lo hace mezclando la ternura y el humor. Esta novela es una montaña rusa de emociones con la que reír y llorar pero sobre todo que se queda contigo.

María es un personaje con el que no me ha costado conectar. Me he sentido cercana a ella y la he comprendido a la perfección porque tal y como os decía antes en algún momento me he visto identificada con las cosas por las que estaba pasando. Sus sentimientos son complejos, la duda, la indecisión, los momentos álgidos y esos más oscuros en que se sumerge de vez en cuando.

Pero no solo es una novela que toca una relación de pareja porque no vivimos solo con ella. Los amigos, la familia, incluso alguna de esa gente que aparece de forma puntual en nuestra vida nos rodean e interaccionamos con ella. Personajes que le sirven para tocar otros muchos temas que abordan parte de la problemática de la vida de un adulto. El trabajo, la independencia, las relaciones familiares, la presión social por cumplir con los pasos de rigor (noviazgo, matrimonio e hijos), las relaciones esporádicas, el miedo a la soledad, el miedo a no encontrar un padre para los hijos que quieres tener o incluso al fracaso además de las diferencias sociales e ideológicas. Los protagonistas tienen treinta años y parece que es una edad a la que hay que ir tomando decisiones.

Catalina tiene una forma de narrar muy especial, muy suya. Fresca, irónica, ácida y otras veces muy íntima y muy tierna. Utiliza una voz narrativa en primera persona para abrirnos el alma de su protagonista. Y lo cierto es que he conectado perfectamente con ella y me ha transmitido muchísimas cosas. Hay muchísimas frases para quedarse, anotar y darle vueltas por lo acertadas que son.  Es cierto que se nota el acento mexicano, sobre todo si no estáis muy acostumbrados a él, pero no influye a la hora de la lectura porque no es muy cerrado. También hay algunas referencias al cine

Llegó un punto en la novela que comencé a preguntarme por el final y casi a preocuparme si Catalina Aguilar no recurriría al más fácil para contentar al lector. Y he de decir que me ha encantado como resuelve la novela. Creo que su final es muy acertado.

Conclusión

Hay muchas historias de amor contadas en literatura, pero muy pocas lo hacen con la frescura, con la inteligencia, el desparpajo y el acierto que lo hace Catalina Aguilar en Todos los días son nuestros. Una novela que recomiendo encarecidamente.

lunes, 25 de septiembre de 2017

Berta Isla - Javier Marías



Título: Berta Isla
Autor: Javier Marías
Publicación: Alfaguara, septiembre de 2017
Páginas: 544

Muy jóvenes se conocieron Berta Isla y Tomás Nevinson en Madrid, y muy pronta fue su determinación de pasar la vida juntos, sin sospechar que los aguardaba una convivencia intermitente y después una desaparición. Tomás, medio español y medio inglés, es un superdotado para las lenguas y los acentos, y eso hace que, durante sus estudios en Oxford, la Corona ponga sus ojos en él. Un día cualquiera, «un día estúpido» que se podría haber ahorrado, condicionará el resto de su existencia, así como la de su mujer.

Berta Isla es la envolvente y apasionante historia de una espera y de una evolución, la de su protagonista. También de la fragilidad y la tenacidad de una relación amorosa condenada al secreto y a la ocultación, al fingimiento y a la conjetura, y en última instancia al resentimiento mezclado con la lealtad.

O, como dice una cita de Dickens hacia el final del libro, es la muestra de que «cada corazón palpitante es un secreto para el corazón más próximo, el que dormita y late a su lado». Y es también la historia de quienes quieren parar desgracias e intervenir en el universo, para acabar encontrándose desterrados de él.

Mis impresiones

No creo que sea necesario presentar a Javier Marías tanto por su dilatada carrera literaria como por los artículos que ha ido publicando. Sin embargo, es un autor al que no me he acercado mucho porque siendo muy joven cogí uno de sus libros y no llegué a conectar con él. Aunque Berta Isla, su último trabajo, me llamó poderosamente la atención y me transmitió muy buenas vibraciones. Aun así, tenía miedo de no volver a conectar con él.

Durante un tiempo no estuvo segura de si su marido era su marido. A veces creía que sí, a veces creía que no, y a veces decidía no creer nada y seguir viviendo su vida con él, o con aquel hombre semejante a él, mayor que él. Pero también ella se había hecho mayor por su cuenta, en su ausencia, era muy joven cuando se casó.”

En esta novela se nos va a hablar de la vida de un matrimonio. Berta y Tomás se conocieron en el instituto y en ese mismo instante sintieron que estaban hechos el uno para el otro. Cuando acabaron la universidad (él fue y volvió de Oxford y ella se quedó en Madrid) se casaron. Sin embargo ninguno de los dos había planeado la relación que les ha tocado vivir. No encontrarán la rutina de una pareja normal sino que vivirán la relación de forma intermitente. Berta tendrá que adaptarse a los silencios, a las ausencias, al desconocimiento y a las verdades a medias. ¿Cómo puede vivir alguien al lado de un desconocido? ¿Cómo superar la separación sin saber nada del otro?

Berta Isla es la historia de una pareja pero no es una historia romántica. No quiero contar nada más de lo que ocurre en la novela -aunque seguro que otros lo harán- porque creo que es para ir descubriéndola poco a poco, como lo he hecho yo. Y si antes os he comentado que tenía ciertas reservas sobre ella la realidad es que me atrapó desde la primera página y he disfrutado muchísimo leyéndola. Creo que es una novela muy buena. Con una trama compleja y muy bien construida.

Para comprender lo que les ocurre a sus personajes hay que adentrarse en su trama. Es una novela sobre las mentiras, sobre esas circunstancias que hacen que uno mismo pierda el control de su vida y se vea supeditado al que puedan ejercer otros sobre nosotros mismos. Hay ocasiones en las que una decisión o un acto que cometemos en un momento determinado puede cambiar nuestra vida para siempre. Quizás no somos conscientes ni podemos anticiparnos a esas consecuencias.

Y sobre muchos de los temas que se plantean en ella -y que hacen referencia a la mentira, la verdad, la lealtad, la realización de actos poco éticos- Javier Marías consigue hacerte reflexionar. Hasta qué punto es legítima la traición. Hasta que punto es más importante la seguridad de un individuo frente a la de muchos. Otro tema que me ha llamado la atención es como a veces el miedo nos impide a enfrentarnos a ciertas cosas y preferimos no solucionarlas y evadirlas antes que sufrir sus posibles consecuencias. Es una novela con muchísima enjundia.

Su protagonista indiscutible es Berta Isla y Tomás Nevinson queda algo desdibujado para que comprendamos mejor a ella. Se hicieron novios con apenas quince años. Ella era madrileña y él medio inglés. Con unas dotes especiales para los idiomas y los acentos fue a estudiar a Oxford mientras ella le esperaba en Madrid. Pero a su vuelta ya no parecía el mismo. Y su vida de casados comenzó con el silencio. Y después del silencio vinieron las suposiciones, el miedo, el querer saber y no poder, y luego la búsqueda de información. Porque en el trabajo de Tomás no le permitían hablar. Pero ¿Por qué había elegido este camino? Siendo un muchacho despierto e inteligente podría haberse ganado la vida de muchas maneras. Nosotros lo sabremos casi desde el principio, pero ella no.

Berta Isla es un personaje en que se ha profundizado mucho y al que el lector comprende, con el que empatiza, con el que se suma a esa cadena de misterios y miedos que controlan su vida. Sentimos como propios esa curiosidad, esos temores y la incertidumbre de una mujer que no sabe dónde está su marido ni que está haciendo. Un marido que viene y va sin certezas ni rutinas. Un personaje que va evolucionando, que a veces se ve obligada a aceptar, otras se revela y se encabezona.

Y tampoco puedo dejar de resaltar que me ha encantado la forma de escribir de Javier Marías. Tiene un estilo complejo, depurado, detallista, con un gran manejo del lenguaje en un nivela nada simple, con unos diálogos cargados de intenciones y muy acertado en las cuestiones que plantea y cómo las desarrolla. En ella se intercalan la voz en primera y en tercera persona que nos ofrecen una visión desde dentro y una desde fuera. Hay una parte que me ha llamado la atención y son las alusiones a la novela Enrique V de Shakespeare que Marías utiliza para entablar una discusión entre sus protagonistas que no tiene desperdicio y que se acopla perfectamente al hilo de esta historia.

La historia transcurre entre principios de los años setenta hasta la década de los noventa con muchas alusiones a las situaciones políticas y sociales más relevantes de ese intervalo de tiempo. La evolución de la política española entre otros conflictos internacionales.

Conclusión

No puedo hacer otra cosa, salvo que recomendar Berta Isla. Una novela que he disfrutado muchísimo, que está maravillosamente llevada, que te intriga, que te atrapa y que te hace reflexionar sobre cuestiones éticas y morales a la vez que te muestra la no-rutina de una pareja y sus desesperación.




viernes, 22 de septiembre de 2017

Baby doll - Hollie Overton



Título: Baby doll
Autora: Hollie Overton
Publicación: Suma, octubre de 2016
Páginas: 390

Raptada a las puertas de su instituto, Lily ha estado aislada del mundo durante ocho años. Ha dejado de ser adolescente para convertirse en una mujer en la pequeña prisión del sótano en el que vive. Su hija Sky no ha conocido otra vida.
Pero, un día, su captor olvida echar la llave a la cerradura.
Esta es la historia de lo que sucede luego...
... a Lily, a su hermana gemela, a su madre, a su hija y a su secuestrador.

Mis impresiones

La mayoría de novelas en cuya trama hay un secuestro terminan cuando la víctima es liberada y no sabemos qué ocurre después. Nos quedamos con la sensación de que es un final feliz y la persona agredida vuelve a su vida como si hubiese despertado de una pesadilla que ya ha terminado. Sin embargo, Hollie Overton, que hasta ahora se ha dedicado a los guiones, comienza la que es su primera novela en ese punto que todo parece solucionado pero que imagino que no se corresponde con la realidad.

“Un cerrojo de seguridad tiene un sonido muy concreto. Lily era una experta en reconocer determinados sonidos: el crujido de los tablones del suelo que indicaba su llegada, los ratones correteando por la superficie de cemento en busca de comida. Pero siempre estaba preparada para el sonido del cerrojo, para el roce de metal contra metal. El cerrojo estaba empezando a oxidarse, razón por la cual él siempre tenía que intentarlo varias veces. Inevitablemente, sin embargo, el clic acababa oyéndose, ese sonido que significaba que estarían atrapadas otra semana, otro mes, otro año. Pero aquella noche no oyó nada. Solo un silencio ensordecedor. Pasaron las horas, y no podía dejar de pensar en el cerrojo.”

Lily lleva ocho años encerrada en un sótano de una cabaña en el bosque desde que un día un desalmado la raptó a las puertas del instituto con tan solo dieciséis años y truncó su vida para siempre. En aquel lugar el hombre ha determinado su dieta, su forma de vestir y la ha tratado como si fuera una muñeca, su “juguete”. Incluso es en ese sótano donde ha nacido su hija Skye, la única razón por la que Lily ha seguido luchando.

Sin embargo una de las noches cuando su captor se va tiene un descuido y deja el cerrojo abierto. Lily sabe que puede ser la única oportunidad de escapar y no duda en aprovecharla. Coge a su hija y vuelve a casa.

Aunque esta novela pudiese parecer un thriller se aleja mucho de este género y la autora explora las consecuencias que ha tenido para una familia el hecho de que uno de sus miembros fuera secuestrado e incluso dado por muerto. Porque eso es lo que pensaban. Que nunca más volverían a ver a su hija. La única que siempre mantuvo la certeza de que seguía con vida fue su hermana Abby.

Con el paso de los años las personas vamos cambiando y durante los años que Lily has permanecido encerrada los miembros de su familia lo han hecho marcados por sentimientos de desasosiego. ¿Qué ocurrirá cuando Lily regrese a su hogar? ¿Cómo se integrará en el mundo la pequeña Skye que no ha conocido más que la reducida habitación en la que ambas vivían y a la persona que las mantenía allí? ¿Cómo se enfrenta una madre o una hermana al regreso de la persona querida y esperada durante tanto tiempo?

Me ha gustado la forma en que la autora va contestando a estas y otras preguntas que nos planteamos al comenzar la historia. En Baby doll veremos como una familia lucha por volver a la normalidad si es que se puede. Es una novela en la que se exploran los sentimientos de los personajes desde la impotencia, la rabia, el dolor de la pérdida, la nostalgia de la vida perdida y el afán de venganza entre otros muchos otros.

Pocos son los personajes principales de la novela. Lily es la protagonista y a quien le han arruinado la vida. Tenía dieciséis años, amaba a su novio, era feliz en su hogar y tenía muchos sueños por cumplir. Cosas que en los ocho años de encierro ha conservado en su memoria como un tesoro quizás esperando que a su regreso todo permaneciese como lo dejó. Pero se encontrará que han ocurrido cosas inesperadas y que nunca imaginó que hubieran podido pasar.  Ahora sigue siendo joven pero ha pasado un calvario y tiene una hija desconcertada porque no entiende lo que ocurre. Es un personaje con el que no es difícil hacerse y empatizar desde el comienzo. Su afán de proteger a su hija es increíble y aunque alguna reacción nos puede chocar es difícil saber cómo actuaría una misma en su lugar.

Iremos viendo también el estupor de Eve, su madre, que parece un personaje bastante perdido, y las reacciones de su hermana Abby. Quizás un personaje con el que sea más difícil hacerse por su carácter. Ella ha canalizado el dolor de forma muy distinta.

Desde el principio conoceremos la identidad de la persona que la secuestró. Al igual que su protagonista sabemos quién es, donde trabaja y  cómo es su vida. En principio nadie puede sospechar en el pueblo que sea un maniático. No os voy a hablar más de él para que quien lo lea lo vaya descubriendo por sí mismo. Pero ¿Qué se puede sentir por alguien tan despreciable? ¿Cómo explicarle a su hija quien es realmente su padre?

Baby doll es una novela dura aunque no se recree en el calvario sufrido por la protagonista. Ella cuenta un poco, vamos intuyendo, imaginando y nos da muchísimo que pensar. Es una novela que te atrapa en su lectura, que no sabes muy bien que te espera en el siguiente capítulo ni el rumbo que va a tomar la historia. La novela está narrada con fluidez desde una voz en tercera persona omnisciente que nos puede dar la perspectiva de todos sus personajes.

Conclusión

Me ha gustado leer Baby doll, una novela dura que nos habla de las relaciones familiares y la reconstrucción de una vida partida por un hombre que rompió varias vidas con su acto.


Puedes descargar Baby doll aquí: